fbpx

Las 9 Rasas, esencias o emociones de la mente dentro del hinduismo y Tantra tradicional.

29 agosto, 2023

LAS 9 RASAS 

Las rasas, emociones humanas, esencias o sabores de la mente pueden afectar y ser afectadas por los cuatro koshas externos. Sin embargo, el yo, que reside en el quinto kosha, anandamaya, nunca se ve afectado por las rasas. La palabra sánscrita “rasa” tiene muchos significados, incluyendo emoción, estado de ánimo y sentimiento. La tradición define nueve rasas básicas: alegría (hasya), miedo (bhayanaka), enojo (raudra), amor (shringar), valentía (vira), tristeza (karuna), asombro (adbhuta), repulsión (vibhatsya) y tranquilidad (shanti). Todas las personas experimentan estas emociones.

 

 

A temprana edad, los bebés sonríen y ríen cuando sienten alegría. Después de seis meses, cuando la mente y el ego se han desarrollado, surge el miedo. Los niños que se sienten inseguros también pueden enojarse. Al comienzo de la pubertad, surge la rasa del amor; es la rasa predominante en los adolescentes. Durante la pubertad, queremos ser héroes. En la adolescencia podemos sentir tristeza si el príncipe (o princesa) de nuestros sueños aún no ha llegado.

Las rasas afectan tanto nuestra química corporal como nuestra mente. Nuestra química corporal cambia según la emoción que percibe nuestra mente. Por ejemplo, el miedo hace que nuestro cuerpo responda con adrenalina de “emergencia”. El miedo también cambia el olor de nuestros cuerpos y la expresión en nuestros rostros.

Encontramos las nueve rasas en la literatura, el teatro y la danza. Los bailarines usan todo su cuerpo para representar diversas rasas. Los músicos se esfuerzan por generar el estado de ánimo adecuado para elevar, calmar, emocionar o entristecer al público. Escritores y poetas juegan con las rasas en historias sobre romance, tragedia y asuntos extraordinarios. Salimos del teatro sonriendo o melancólicos según la rasa principal del drama. Así como la vida sin rasas está incompleta, la literatura o el cine sin las rasas en proporción adecuada son deficientes.

A lo largo de la historia, una rasa en particular tiende a dominar por un tiempo, y luego otra se vuelve popular. En tiempos difíciles, las personas recurren a Dios en busca de ayuda, y el amor a Dios se vuelve predominante. Cuando los reyes comenzaron a gobernar, surgieron canciones sobre la belleza, el amor, la valentía y la caballerosidad. En la antigua Grecia, aparecieron la tragedia y la comedia. En la era moderna, la televisión y el Internet producen abundantes historias de enojo y violencia, reflejando el desprecio, el asco, el miedo y la ira que se han vuelto omnipresentes en la sociedad moderna.

En las páginas siguientes exploramos las nueve rasas en detalle.

Las rasas son una parte esencial de la vida. Nos definen. Algunas personas se ríen y cuentan chistes todo el tiempo. Estas personas experimentan todas las rasas, pero la alegría predomina. Algunas personas están mayormente tristes; lloran mucho, se sienten débiles y quieren que alguien los ayude. Otros se sienten fuertes y valientes día a día, enfrentando valientemente los desafíos de la vida. Aún otros siempre se quejan, nunca se sienten satisfechos.

Sin embargo, la mayoría no vive con un estado de ánimo único y predominante. Las rasas son un poco como el clima en Bélgica: un momento brilla el sol y una hora después está lloviendo con ráfagas de viento. El asco es especialmente impredecible; de la nada podemos encontrar algo ofensivo, o sentirnos insatisfechos con nosotros mismos. Este cambio de estados de ánimo, provocado por eventos, es necesario. Si no tuviéramos problemas y frustraciones, nos veríamos privados de oportunidades para el crecimiento espiritual, y la vida sería menos significativa.

Cada estado de ánimo tiene un contraparte en la química corporal. La calma está respaldada por la melatonina de la glándula pineal. La ira está conectada a las glándulas suprarrenales. Mientras nuestra química corporal esté equilibrada, nos sentimos fuertes y valientes; pero cuando la química corporal se perturba, caemos fácilmente en el miedo, la ira, la tristeza, el asco, el pesimismo (falta de valentía) y la soledad (asco más miedo).

Las rasas a menudo son desencadenadas por eventos de la vida, pero el combustible para el fuego proviene de nuestro ego. La química corporal hace que la mente se enfoque en una palabra y vaya en una dirección particular, viajando a través de estados de ánimo. Mientras no haya ganancia para el ego, el ego no se involucra. Pero cuando el ego muestra interés, envía al intelecto a buscar argumentos para que la mente se quede atrapada en un estado de ánimo particular. Por ejemplo, cuando perdemos a alguien querido, el duelo puede abrumarnos, pero la tristeza no perdura a menos que el ego esté interesado en sentirse triste. A largo plazo, si el ego nos estanca en un estado de ánimo negativo como el miedo, la ira y la tristeza, esto puede llevar a la enfermedad; mientras que la alegría, la valentía y el asombro promueven la buena salud.

Algunas personas afortunadas expresan sus sentimientos libremente. No guardan los problemas en su interior. Liberan o transmutan la energía y luego vuelven a estar claros. Otras no pueden expresar sus sentimientos directamente debido a las demandas sociales, la falta de confidentes o una sensación de impotencia. Las emociones que no se expresan pueden convertirse en un estado de ánimo que persiste durante mucho tiempo. Expresar nuestros sentimientos no significa que debamos manifestar la ira y el miedo de inmediato o sin restricciones. Más bien, debemos aprender a expresar las emociones de manera apropiada. La expresión adecuada requiere controlar la emoción en lugar de dejar que la emoción nos controle a nosotros. A veces tenemos que encontrar formas de redirigir el poder de las emociones difíciles. La actividad física y la creatividad pueden proporcionar salidas, y la comunicación adecuada con aquellos en quienes confiamos brinda comprensión y libera sentimientos sin causar daño.

Comprender nuestros estados de ánimo es importante para entender nuestro comportamiento. Nos beneficiará intentar reconocerlos, prestando atención a cuándo llegan, cuánto tiempo permanecen y cuán intensos son. Cuando nos atrapa un estado de ánimo y el ego se involucra en él, típicamente decimos: “Estoy triste”, “Estoy enojado” o “Estoy feliz”, identificándonos con la emoción. En cambio, debemos intentar mantener un poco de distancia de la emoción. Si decimos: “Siento” enojado, triste o feliz, esto identifica la emoción como algo diferente de nosotros mismos, algo de lo que simplemente somos conscientes en el momento actual. Ayuda reconocer que no somos nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro ego, nuestro intelecto ni nuestro estado de ánimo. Más bien, somos el yo que está presenciando el teatro de la experiencia. La fortaleza interior, que pertenece a la rasa de la valentía, desempeña un papel importante en todas las rasas como un poderoso arma contra las emociones negativas. Estrechamente relacionada con la confianza en uno mismo y la autoestima, esta fortaleza nos ayuda a controlar la conciencia, manteniéndola alejada del miedo, la ira, la tristeza y el asco. Cultivar la fortaleza interior requiere alguna forma de disciplina, pero debemos ser disciplinados de manera amorosa, estrictos pero no rígidos.

Hāsyam: Alegría: Felicidad, risa, humor

Hasyam es una de las rasas más placenteras. La palabra “hasya” significa alegría, risa y humor. Hasya es la alegría que vemos en personas inocentes. La alegría pura surge desde dentro sin razón aparente. Los niños se ríen simplemente porque se sienten bien. Durante el viaje hacia la adultez, la alegría se ve inhibida a medida que los niños despreocupados se convierten en adultos serios. Esto se debe a que el ego y el intelecto generan autoconciencia, lo que impide simplemente sentirse feliz. De esta manera, la alegría se vuelve menos espontánea, más restringida por la mente.

 

 

La alegría es natural y saludable. Ayuda a la digestión y rejuvenece el cuerpo. Nos hace sentir ligeros. Cuando el ambiente es serio, un poco de humor anima el espíritu de las personas. Sin embargo, alguien que se siente triste, asustado o enojado rara vez está de humor para reír. En esos momentos, la risa puede resultar desagradable e insoportable. Introducir humor en el momento equivocado puede llevar a conflictos y malentendidos.

El humor puro es principalmente un juego inocente de la mente. Pero cuando el ego y el intelecto se involucran, la malicia puede insinuarse, como en las caricaturas políticas. Los adultos pueden reír a expensas de otros en lugar de hacerlo solo por la risa en sí. Cuando el humor menosprecia a las personas o las denigra, se vuelve destructivo. El humor entonces se convierte en sátira o sarcasmo (vyangya), que es una sub-rasa de hasya. El sarcasmo critica a otros de manera dura con un mensaje velado. Provoca risa pero lastima a la persona objetivo y puede crear problemas. Los sabios saben bien que el uso del humor requiere disciplina y cuidado. No debemos burlarnos de otros para obtener una risa; en cambio, podríamos actuar para hacer que se rían de nosotros. Bien hecho, el humor puede neutralizar conflictos y disputas.

Bhayanaka: Terror o pánico.

Bhayanaka es la sensación de pánico y temor provocada por la anticipación del peligro. Denota una debilidad del corazón y una falta de fortaleza en el carácter. El miedo es la emoción base de la rasa Bhayanaka.

Para representar Bhayanaka, el actor ensancha sus pupilas y las empuja con fuerza hacia afuera. Con los ojos temblando, levanta sus cejas una a la vez y luego juntas, jala sus labios hacia adentro, abre sus fosas nasales y mira de un lado a otro como un ciervo que ha captado el olor del peligro. El rostro enrojecido y oscurecido transmite el impulso de adrenalina del miedo extremo sentido por el personaje.

 

 

Shringara: Romance o amor 

Shringara es una de las nueve rasas de las Navarasas.

Shringara es la rasa utilizada para representar en el escenario el amor romántico entre un hombre y una mujer. El deseo es la emoción principal expresada a través de la rasa shringara. Shringara tiene dos tipos: Sambhoga shringara y Vipralambha shringara. Sambhoga es el estado cuando el héroe y la heroína están juntos o unidos. El estado en el que están separados es Vipralambha.

Mientras que el dolor y la angustia de la separación del ser querido se transmiten a través de Vipralambha, el intenso deseo por el amante se expresa a través de Sambhoga.

Al representar la rasa Shringara, el intérprete adopta una mirada lateral, una sonrisa suave, cejas ligeramente levantadas y temblorosas, y un rostro alegre. En el Mohiniyattom, una de las formas clásicas de danza de Kerala, el Vipralambha shringara es un tema común y se representa de manera exquisita.

 

 

Raudram: humillación o derrota 

The rasa that is evoked when one is greatly wronged or humiliated. The base emotion is rage, and is manifested through a readiness to protest and resist, through verbal aggression, and through violence and war.

To portray this rasa, the actor keeps his eyes wide open, his eyelids aflutter and his eyebrows lifted up. Flared nostrils, quivering lips and clenched teeth also add to the intensity of the emotion on his face reddened by rage.

Karunyam: dolor o pena. 

This rasa is the manifestation of sorrow, pain, sadness and bitterness that the character experiences as a result of the departure of or parting from loved ones, death, thwarting of desires or an undesirable event.

In order to portray this rasa, the actor contracts his pupils and looks downward, keeps his nostrils still, pulls his cheeks in slightly and turns his neck slowly from side to side, all the while maintaining a look of dejection on his face.

 

Adbhutam: Sorpresa 

Athbhutha es la manifestación de la maravilla y el asombro que se siente al presenciar objetos y eventos inusuales o incomparables. Cuando las cejas se levantan, la mirada se dirige lentamente hacia afuera, los párpados se estiran hacia los lados, la barbilla y el cuello se adelantan ligeramente, y el rostro muestra una expresión de deleite, tienes la rasa athbhuta.

 

Veeram: Sentimiento heroico 

Veera es la pasión y el entusiasmo que se despierta en el corazón de una persona mientras lucha por el bien sobre el mal, protege una causa justa y resguarda los intereses de los desamparados y necesitados. La rasa veera tiene cuatro tipos: Dharma veera, Daya veera, Daana veera, Yudha veera. Cuando se reacciona de manera proactiva ante los impulsos de la conciencia o el llamado del deber, se siente Dharma veera; la rasa Daya veera es el sentimiento que surge al responder a un llamado de protección; Daana veera es el entusiasmo por ayudar a alguien que acude a ti en su necesidad; Yudha veera es el valor y fervor de un guerrero que desafía a su enemigo a un combate.

Para representar la rasa Veera, el actor intenta inflamar su rostro con una expresión de pasión al ensanchar agresivamente sus pupilas, levantar las cejas (y a menudo moverlas ligeramente), estirar los párpados y elevar los pómulos.

 

 

Beebhalsa: miedo a algo en específico

One of the Navarasas.

This rasa represents the revulsion that the character feels, on seeing unpleasant sights or things. Jugassa or disgust is the basic emotion here.

While portraying this rasa, the character stoops his neck forward slightly, pulls his eyes inward to make them smaller, lowers his eyebrows, blinks his eyes, and pushes his cheeks and lips downward, all in a highly exaggerated fashion.

 

Shantanam: sentimiento de paz 

Una de las Navarasas.

Shantha es la emoción experimentada por una mente satisfecha, llena de paz y sin deseos de comodidades materiales.

El desapego es la emoción que mejor expresa esta rasa. El estado de Shantha se logra mediante la liberación de deseos y el desapego del mundo material, combinado con una fuerte fe en Dios.

Para representar Shantha, el actor enfoca sus ojos en la punta de su nariz, mantiene sus párpados quietos y medio cerrados, y conserva una expresión de calma realista.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RECIBE INFORMACIÓN SOBRE MATRIKA YOGA SCHOOL

Formaciones, Retiros, talleres, clases y artículos de interés.

Protección de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en namaskarmatrikayoga@gmail.com.

Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.

× Namaskar