fbpx
EL MIEDO

El miedo te puede hacer volver a lugares que dejaste por tus propios valores y un impulso de ir hacia tierras más inciertas…

El miedo te hace caer en antiguas situaciones que te daban seguridad pero no te hacían sentir pleno…

El miedo te puede hacer creer que la utopía no existe…

El miedo te puede mantener tanto con los pies en la tierra que te hundas en ella…

El miedo puede destruir talentos…

El miedo es íntimo amigo de la duda…

El miedo no nos deja ver que ese impulso interno de ir hacia a ese lugar al que tanto queremos ir, lo merecemos…

El miedo a no tener miedo nos da tanto miedo que preferimos quedarnos en el miedo…

El miedo está tan instalado en nuestra sociedad que estamos más cómodos en él que fuera de él…

El miedo te puede hacer confundir el hogar con el infierno…

Tenemos tanta aversión al miedo que no nos damos cuenta que tenemos aversión a la vida…

Solo hay una pregunta que hacerse y está en todos los libros de auto ayuda:

¿Quién sería si no tuviera miedo?

Cuando tengo miedo, me siento y lo paladeo. Me dejo embriagar por su sabor, escucho la sensación física del miedo; su temblor, su dolor, su caricia, de donde viene y hacia donde me guía…

Me preparo para luchar la batalla y salgo afuera con mi propio miedo de la mano. No le cojo la mano muy fuerte. De una manera muy leve, camino con él. Le dejo que me acompañe. Mi mano está suave, tranquila, no da la bienvenida, ni tampoco rechaza.

Sigo caminando y cuando no me lo espero… me doy cuenta que voy caminando solo…

La mano sigue suave, tranquila. En cualquier momento el miedo puede volver… Ya no soy yo el que busca el miedo, si no el miedo el que puede volver cuando quiera….

El miedo al miedo desaparece. Y me doy cuenta que al que siempre he temido es a mi mismo…
Pablo Ferrero