Pablo

MATRIKA YOGA | Profesor de Yoga y Desarrollo Personal

Meditación somática guiada para el momento presente.

Meditacion para crear toma de consciencia del momento presente y nuestro estado físico y emocional. Una oportunidad para abandonarse a la intensidad del momento presente y todo lo que ahí acontece… Agradecimientos al Máster de Coaching y Liderazgo Personal de la Universitat de Barcelona y a la Bihar Schoolf of Yoga y su trabajo dentro de la...

Namaskar, este contenido es de pago...

Los 12 mejores libros de yoga para iniciarse.

A continuación facilito una lista de 12 libros que sirven como introducción a la práctica y filosofía del Yoga. Una selección de libros del yoga que una vez leídos te darán un buen entendiendo de todo el espectro que abarca la práctica de esta filosofía de vida milenaria. Desde la práctica física hasta sus aspectos místicos, espirituales y meditativos. 

No olvidemos que el yoga no son meros estiramientos, si no que es toda una ciencia y requiere años, décadas y más de una vida de estudio para masterizar este arte. Se recomiendan leer estos libros más o menos en el orden aquí establecido. No se recomienda empezar leyendo los últimos libros de la lista a no ser que se tengan algunas bases sobre la materia.

1. La luz sobre el Yoga, Bks Iyengar. 

Para los principiantes que se toman en serio el desarrollo de una práctica regular de yoga, así como para los instructores profesionales de yoga, este libro se considera la biblia de la práctica diaria con el método Iyengar: para hacer ejercicio, meditación o simplemente relajación. Con más de 600 fotografías del mismo Iyengar que representan todas las posturas y ejercicios de respiración, esta sigue siendo la guía más completa, práctica y ampliamente ilustrada del maestro de yoga más importante del mundo. Este es un libro de consulta integral y definitivo para los iniciados, así como la mejor introducción para los novatos que buscan los beneficios saludables del yoga para la mente, el cuerpo y el alma. Tanto para novatos que están dedicados a comenzar una práctica regular de yoga como para entrenadores profesionales de yoga, este libro es considerado la Biblia de la práctica diaria del método Iyengar — para ejercicio, meditación o relajación simple. Con más de 600 fotos de Iyengar haciendo todas las posturas y ejercicios de respiración, esta es la guía más práctica y rigurosa que existe. Este manual comprensivo y definitivo es útil para los expertos y los novatos que buscan utilizar los beneficios del yoga: la salud mental, el cuerpo y el alma. (Texto de Google Books)

 

2. El Árbol del Yoga, BKS Iyengar. 

El árbol del Yoga es un texto conciso, sencillo y de fácil lectura acerca de lo que el maestro Iyengar entiende por yoga. Iyengar insiste en que el yoga es una senda espiritual que implica algo mucho más hondo que el ejercicio físico. Esta experiencia espiritual se encuentra, no obstante, profundamente enraizada en la práctica. Así, todos los conceptos filosóficos contemplados en el libro hacen referencia directa a la práctica de posturas de yoga o a la respiración. El maestro indaga, con la profundidad que le caracteriza, en cuestiones como el lugar que debe ocupar el yoga en la vida cotidiana o el alcance de los Yoga Sûtras de Patañjali. (Definición de Google Books)

3. Las Claves de Yoga, Danilo Hernández. 

Este libro presenta una síntesis completa de las enseñanzas del yoga en todas sus dimensiones: fisiológica, energética, mental y espiritual
Es un manual que desarrolla una amplísima información y una detallada descripción de temas como: las principales sendas del yoga, el tantra, la estructura del ser humano y sus diferentes cuerpos, la energía kundalini, los chakras, las posturas, la respiración, la relajación, la atención-concentración, la meditación, etc… (Texto de Goodreads)

 

4. El corazón del Yoga (The Heart of Yoga), T. K. V Desikachar. 

No puedo pensar en ningún libro mejor para reomendar a un amigo que empieza a entusiamarse con el yoga, pero que está desconcertado por la abundancia de diferentes escuelas y sus enseñanzas, contradictorias a veces. Además, me vería en apuros para pensar en u libro que pudiera recomendar más ampliamente a cualquier estudiante de yoga, que busca profundizar más en esta práctica. . . . El gran regalo de El corazón del yoga no radica simplemente en la profundidad del aprendizaje de Desikachar, sino en la compasión, la gentileza, el sentido práctico y el espíritu realista que impregna este libro.»
(Texto de Yoga Journal)

 

5. Manual de Iniciación al Yoga, Andre Van Lysebeth. 

Escrito por uno de los más respetados maestros de Yoga de origen francés.

6. Luz sobre los Yoga Sutras de Patanjali, BKS Iyengar. 

Escrita por Patanjali hace más de 2.000 años, esta colección de sutras es la más antigua y venerada referencia santa sobre la práctica del yoga, conteniendo casi 200 aforismos llenos de sabiduría sobre la práctica. En esta edición ampliada, el renombrado maestro de yoga B. K. S. Iyengar traduce los sutras del sánscrito original y provee su propio penetrante comentario para el lector moderno. El lector aprende cómo puede transformarse a través del yoga, gradualmente desarrollando su cuerpo, emociones y mente hasta cambiar espiritualmente. Los practicantes del yoga y aquellos interesados en la filosofía oriental tienen aquí un recurso excelente. (Texto de Google Books) 

 

7. Asana Pranayama Mudra Bandha, Swami Satyananda Saraswati. 

Asana Prana Yama Mudra Bandha es reconocido internacionalmente como uno de los manuales de yoga más sistemáticos de la actualidad. Desde su primera publicación por la Bihar School of Yoga en 1969, ha sido reimpreso diecisiete veces y traducido a muchos idiomas. Es el texto de referencia principal utilizado por los maestros de yoga y estudiantes de Bihar Yoga o Satyananda Yoga dentro del Movimiento Internacional de Yoga, y muchas otras tradiciones también. Este texto completo proporciona ilustraciones claras, instrucciones paso a paso y detalles de la conciencia del chakra. Guía al practicante o maestro de las prácticas más simples a las más avanzadas del sistema de hatha yoga. Esta edición lleva con éxito la exposición de las prácticas de yoga al estándar de un texto universitario. (Texto de Google Books)

8. Yoga for Your Type, David Frawley & Sandra Summerfield Kozak. 

Este es el primer libro que es detallado en como escoger asanas (o posturas) de Yoga (posiciones de yoga) más apropiadamente para su única constitución corporal de acuerdo con el sistema de medicina ayurvédico de cinco mil años. Estos dos sistemas de sanación y manejo de energía han sido considerados métodos efectivos para aliviar el estrés, creando un balance personal, eliminando dolencias y aliviando el dolor crónico. Yoga para su tipo muestra un entendimiento fundamental en yoga y en Ayurveda y provee la información necesaria para balancear tu energía y sentirte sano. Ayurveda divide la energía humana en varios tipos mentales corporales (o doshas). Cada dosha tiene cualidades positivas y negativas y estas se ven influenciadas por la comida, el entorno, el estilo de vida y el ejercicio. Un dosha balanceado trae felicidad y tranquilidad, mientras que uno fuera de balance fomenta a la incomodidad o la enfermedad. Para determinar el tipo ayurvédico básico se hace un cuestionario.

(Texto de Google Books)

 

9. Los Mitos y Dioses de la India, Alain Daniélou 

Con un lenguaje despojado de toda retórica, pero sin dejar de apoyarse nunca en los textos clásicos –Vedas, Upanishads, Purânas, las grandes epopeyas y una larga lista de Tantras y Agamas–, este libro tiene la virtud de la claridad, de hacer asequible todo el complejo significado que encierran los mitos, los ritos y las creencias del hinduismo. Explica los grandes conceptos filosóficos del politeísmo, los dioses védicos, la gran Trinidad (Visnu, Siva y Brahma), la gran diosa Shakti, las divinidades secundarias y las diferentes formas de culto. (Texto ediciones Atlanta)

10. Filosofía de la India, Radhakrishnan (Volumen I y II )

Este trabajo clásico es una introducción general a la filosofía india que cubre los períodos védico y épico, incluyendo exposiciones sobre los himnos del Rig Veda, los Upanisads, el jainismo, el budismo y el teísmo del Bhagvadgita. Reconocido durante mucho tiempo como un clásico, esta encuesta pionera del pensamiento indio traza un curso fascinante a través de una intrincada historia. Desde el Rig Veda hasta Ramanuja, Radhakrishnan describe el desarrollo de la filosofía india como una única tradición de pensamiento a través de los siglos.

11. Vijñana Bhairava Tantra, Oscar Figueroa 

Traducción, estudio preliminar y comentarios de Óscar Figueroa Redactado hacia el siglo IX, el Vijñānabhairava es una obra fundamental en el desarrollo del tantrismo. La obra presenta el intercambio sapiencial entre Bhairava, una forma del dios Śiva, y su consorte, la diosa Bhairavī. El dios revela una novedosa enseñanza que se aleja del espíritu mágico-ritualista del tantrismo temprano: lo esencial es el tipo de atención que el yogui puede cultivar para hacer de cualquier objeto o situación un medio para conocer la verdad. El talante transgresor del tantra se expresa así en la posibilidad de reconfigurar contemplativamente cualquier experiencia incluido el deseo, la finitud y lo prohibido como la manifestación de una única energía.

 

12. Pranayama, Andre Van Lysebeth.

FÁCILES EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN PARA ENFOCARTE, REJUVENECERTE Y COMBATIR EL ESTRÉS Nuestro cuerpo comienza a fallecer de inmediato ante la falta de oxígeno; sin embargo, respirar correctamente mejora la calidad de vida en general. El arte del control de la respiración, o pranayama, es una ciencia que comenzó a practicarse en la India hace miles de años, siendo esencial para la práctica del yoga, para el incremento de la energía y para conseguir calma y relajación.

 

🕉️ Más información sobre nosotros:

FORMACIÓN DE YOGA Y TANTRA TRADICIONAL 35h yacep Yoga Alliance

https://matrikayoga.com/formacion-yoga-y-tantra-tradicional-con-pablo-om-ji/

FORMACIÓN YOGA RESTAURATIVO Y PRANAYAMA 50 horas yacep Yoga Alliance

https://matrikayoga.com/formacion-yoga-restaurativo-pranayama-y-mantras-espana/

Página web: www.matrikayoga.com

Retiros vivenciales: https://matrikayoga.com/retiros-de-yoga/

Próximas formaciones: https://matrikayoga.com/formaciones-y…

Eventos: https://matrikayoga.com/agenda-y-acti…

Biografía de Pablo Om Ji: https://matrikayoga.com/sobre-pablo-o…

FORMA Y ALINEACIÓN en la práctica del Yoga…

FORMA Y ALINEACIÓN VS NO FORMA Y DESALINEACIÓN En la práctica del Yoga La alineación en las posturas del yoga es muy beneficiosa a la hora de practicar asana (posturas). Pero es necesario entender los antónimos de: Alineación – desalineación, forma – no forma, limitado – ilimitado… De la misma manera que existen personas que...

Namaskar, este contenido es de pago...

El Miedo…

EL MIEDO

El miedo te puede hacer volver a lugares que dejaste por tus propios valores y un impulso de ir hacia tierras más inciertas…

El miedo te hace caer en antiguas situaciones que te daban seguridad pero no te hacían sentir pleno…

El miedo te puede hacer creer que la utopía no existe…

El miedo te puede mantener tanto con los pies en la tierra que te hundas en ella…

El miedo puede destruir talentos…

El miedo es íntimo amigo de la duda…

El miedo no nos deja ver que ese impulso interno de ir hacia a ese lugar al que tanto queremos ir, lo merecemos…

El miedo a no tener miedo nos da tanto miedo que preferimos quedarnos en el miedo…

El miedo está tan instalado en nuestra sociedad que estamos más cómodos en él que fuera de él…

El miedo te puede hacer confundir el hogar con el infierno…

Tenemos tanta aversión al miedo que no nos damos cuenta que tenemos aversión a la vida…

Solo hay una pregunta que hacerse y está en todos los libros de auto ayuda:

¿Quién sería si no tuviera miedo?

Cuando tengo miedo, me siento y lo paladeo. Me dejo embriagar por su sabor, escucho la sensación física del miedo; su temblor, su dolor, su caricia, de donde viene y hacia donde me guía…

Me preparo para luchar la batalla y salgo afuera con mi propio miedo de la mano. No le cojo la mano muy fuerte. De una manera muy leve, camino con él. Le dejo que me acompañe. Mi mano está suave, tranquila, no da la bienvenida, ni tampoco rechaza.

Sigo caminando y cuando no me lo espero… me doy cuenta que voy caminando solo…

La mano sigue suave, tranquila. En cualquier momento el miedo puede volver… Ya no soy yo el que busca el miedo, si no el miedo el que puede volver cuando quiera….

El miedo al miedo desaparece. Y me doy cuenta que al que siempre he temido es a mi mismo…
 
 
Pablo Ferrero 

El Yoga es un viaje interior, invisible y no se puede medir …

El Yoga es un viaje interior, invisible y no se puede medir

El yoga no son solo estiramientos y culto al cuerpo. O al menos el yoga tradicional no es solo eso. Bajo mi punto de vista cualquiera puede practicar yoga sin importar el motivo. Ya sean más o menos elevados, todos los motivos son aceptables y es el yoga bien enseñado el que se encarga de direccionarte sin que tu te des cuenta. Eso sí, nadie te podrá decir que tu nivel es de principiante, intermedio o avanzado. La evolución en la práctica del yoga es un acto íntimo, donde solo tu sabes, si eres honesto, si estás avanzando, retrocediendo y en que momento de experiencia vital te encuentras.

Yo soy el máximo defensor de que el yoga se debería expandir como las peluquerías o las tiendas de comestibles. Debería de existir una en cada esquina y cuantas más mejor. No apoyo a las personas que dicen que “no todo el mundo está capacitado para enseñar yoga”. Nunca he creído en las limitaciones de talento y de ser. Eso sí, ahora que el yoga se ha convertido en moda, que está en auge, es responsabilidad de los profesores de yoga y de los alumnos el profundizar en la práctica y llevar al público que comienza a practicar, un yoga menos edulcorado y que impulse a la sociedad de hoy en día a auto explorarse y auto conocerse como herramienta de cambio social, política, sistémica y que trabaje hacia una unión de los intereses comunes del pueblo. La gran cantidad de escuelas de yoga no es el problema, si no la calidad y el nivel de profesionalismo con el que se enseña.

El Yoga no es un producto del sector servicios…

 No es que todo el mundo no pueda ser profesor de yoga, es que el yoga no pertenece al sector servicios. Es educación de vida e intentar que el alumno siempre se sienta bien como si fuera un cliente de una cafetería o el que va a comprar al corte inglés, es un insulto para el gremio y para el avance del propio alumno.

El yoga físico (la práctica de asanas) es una exploración psicosomática de los puntos corporales donde se experimenta contracción – libertad y su relación con la manera en la que vivimos nuestra vida. Con la práctica de las diferentes posturas se explora esa relación que existe entre el bloqueo y/o libertad física, mental y emocional. La postura física no es la finalidad. Adquirir la forma perfecta tal y como aparecen en los libros puede parecer más o menos difícil, pero lo realmente importante es el aprendizaje que existe para llegar hasta ahí. Ese aprendizaje es a veces bonito y revelador y otras veces nos mostrará cosas de nosotros mismos que no nos gustan.

La calidad de la postura física no sirve de referente para decir si un practicante es principiante, intermedio o avanzado.

 Imagínate a dos personas que acaban de empezar a practicar. La primera es mayor, rígida, todo le duele, ha tenido algún que otro accidente  y por lo tanto su cuerpo no está tan abierto. La segunda es una persona joven que desde el primer momento todas las posturas le salen a la perfección, no le cuesta hacer casi nada y su nivel de flexibilidad es muy elevado.

Si nos dejamos guiar por las apariencias cualquiera podría decir que la persona joven tiene una práctica más avanzada y un mayor potencial de evolucionar en el camino del auto conocimiento. Y que la persona mayor tiene mayores impedimentos para evolucionar en la práctica.

Sin embargo, la realidad puede ser la contraria. Esa persona que es mayor, que sufre de dolencias tiene muchos puntos a favor y un mayor potencial de evolucionar dentro de la práctica del yoga. Puede ser que justamente su rigidez, edad y las dolencias que sufre sean las que provoquen el cambio en ese foco de atención externo a un foco de atención interno donde exista una negociación y un diálogo interno con las tensiones, el dolor, las limitaciones y el miedo. Es su propia limitación la que le lleva a una auto – exploración de su bagaje físico, mental y emocional para entender cuales son los motivos, creencias o eventos que le han llevado a estar en el estado actual. La finalidad de la práctica será la transgresión de esas limitaciones y la desidentificación con el cuerpo para poder vivir de una manera más ligera.

Mientras tanto la persona joven, sana, flexible y que no experimenta ningún tipo de problema, si no tiene cuidado seguirá practicando sin ningún tipo de consciencia. Tiene la “mala suerte” que no tiene ningún tipo de problema y por lo tanto su práctica no tiene un sentido, no existe una exploración, un aprendizaje. Puede ser que sea una práctica enfocada al cuerpo, donde se genere un apego al cuerpo incluso. Es curioso que este estado de salud que aparentemente puede resultar beneficioso pueda llegar a convertirse  en el motivo de la des evolución en la práctica del yoga. Porque como dice Prashant Iyengar, el hijo de Bks Iyengar, no significa que por practicar yoga se evolucione, hay practicantes de yoga que en vez de evolucionar, des evolucionan.

No importa que el practicante adquiera o llegue a la forma perfecta estipulada. Lo que importa es que haya habido un proceso de aceptación y amor hacia uno mismo.

El yoga tampoco es una forma de desconectar, que puede que en algunas ocasiones lo sea beneficioso. El yoga no es si no una forma de reconectar. Reconectar con nuestras emociones, nuestros valores, nuestro entorno y en definitiva con esa vida que nos permite vivir en completa plenitud y que va acorde con nuestro máximo potencial.

Las emociones en el Yoga…

Por lo tanto, la práctica del yoga físico es un contexto como lo puede ser otra disciplina donde por ejemplo se puede observar el grado de flexibilidad con el que vivimos (poco o demasiado) si nos tratamos con amor o no, la calidad de nuestros movimientos, la calidad de nuestras acciones, el grado de miedo que se almacena en el cuerpo, agresividad, autoestima, dolor, libertad, ligereza, alegría, tristeza… En cuanto emerge una emoción durante la práctica del yoga resulta interesante extrapolar a cuando y como sentimos dicha emoción en nuestra vida cotidiana.

Al fin y al cabo la práctica del yoga es yoga desde el momento en el que existe un aprendizaje interior.

Normalmente vivimos inmersos en los que haceres  de la vida cotidiana. “Luchamos” en un campo de batalla externo. Nuestros enemigos son nuestros padres, amigos, compañeros de trabajo, el jefe que no nos deja hacer lo que queremos, el sistema que nos machaca con la subida de impuestos, el sistema sanitario, el sistema educativo, la subida del gas, la luz, el agua y en definitva nos mantenemos luchando siempre con aspectos externos a nuestra persona a los que les damos la capacidad de influir en nuestra paz interior.

La practica del yoga pone el foco de luz y de atención no a objetos externos si no a nosotros mismos y nos devuelve el poder y la responsabilidad para cambiar nuestra forma de vivir y relacionarnos con nosotros mismos y el mundo que nos rodea de una manera más armónica.

La respiración consciente y pranayama

A la hora de comenzar con la práctica del yoga a través de la respiración (pranayama) es necesario comenzar tomando consciencia de nuestro propio proceso respiratorio. Conocer la calidad de la inhalación, la calidad de la exhalación. Observar donde nos encontramos bloqueados , donde existe contracción. El proceso preparatorio para la práctica del pranayama es...

Namaskar, este contenido es de pago...

No existen los estilos de yoga

Hoy en día cuando le dices a alguien que te dedicas a la enseñanza del yoga te enfrentas ante la pregunta inevitable: ¿Qué tipo de yoga practicas – enseñas?

La respuesta que la persona espera puede variar entre: hatha, vinyasa, ashtanga, kundalini, iyengar, yin, jivamukti, restaurativo, scarabelli, yoga de cachemira, acroyoga,sivananda, satyananda … Cuando le dices a esa persona el estilo de yoga que practicas le ayudamos a asociar este tipo de yoga con una forma de moverse, velocidad, ritmo, secuencia de posturas, respiraciones, un maestro y una interpretación de la práctica del yoga que proviene de la interpretación y revelaciones de una persona que dependiendo del estilo y/o de la tradición de la que hablemos ha recorrido gran parte de su propio camino de auto reconocimiento, indagación, auto conocimiento.

El yoga no es solo flexibilidad, fuerza, potencia, ni siquiera salud…

Creemos que el yoga es flexibilidad, fuerza, potencia, salud, bienestar y proporciona una vida más larga, pero al fin y al cabo el yoga no es otra cosa que aprender a caminar por la vida de la manera más ligera posible, aceptando quienes somos con nuestras virtudes y nuestros defectos. Poco tiene que ver con saber hacer una postura a la perfección o poder aguantar la respiración durante largos periodos de tiempo. La práctica en el yoga es práctica desde el momento que nos ayuda a descubrir algo nuevo sobre nosotros mismos, sobre quiénes somos, la razón de nuestra existencia, si la hay.

Pertenecer a una comunidad espiritual es necesario para coger fuerza al principio

Es verdad que pertenecer a una sangha (una comunidad espiritual en la que apoyarse) puede ser una bonita manera de mantenerse en la práctica. Comprendo que el principiante o el que no ha ahondado demasiado en la filosofía y las enseñanzas del yoga puede todavía identificarse con un solo estilo de yoga. Es más, es beneficioso empezar a aprender las formas, la respiración, auto conocerse y leer filosofía de una determinada corriente y/o estilo durante un periodo de tiempo. Es importante aprender una secuencia, una forma de practicar y de auto explorarse que ya esté mascada y que venga de una fuente que haya pasado por un proceso de auto descubrimiento. Pero bajo mi parecer, tarde o temprano es bueno desapegarse del nombre y la forma para adentrarse en el camino de auto conocimiento que es mucho más personal e íntimo.

Yo mismo me enmascaro ante estilos de yoga, maestros, formas de practicar para darle una orientación a las personas que quieran acudir a mis clases. Pero al final mi práctica y mi forma de dar las clases vienen de algo más profundo que depende no solo de mis maestros, a los que tanto respeto y agradezco sus enseñanzas. Vienen de mi infancia, la manera en la que mis padres me criaron, el contexto en el que viví y vivo, los viajes que he hecho, las personas que me he cruzado por el camino, los libros que he leído, las buenas y malas experiencias que me han ocurrido, las interpretaciones y las revelaciones que he tenido. En definitiva de mi experiencia vital.

Por lo tanto anclarse en el estilo es anclarse en la práctica del yoga, es querer siempre practicar la misma cosa durante todas las estaciones del año, todas las etapas de nuestra vida, todos los estados de ánimo.  Anclarse en un solo estilo de yoga es el apego por el miedo a no ser reconocido, a no ser querido, el miedo a no ser nadie, el miedo a no poder ser uno mismo.

La práctica en verano no será la misma que la de invierno. La práctica en un clima tropical no puede ser la misma que en un clima báltico. La práctica no puede ser igual a los 20 años que a los 70 años. La práctica  no puede ser la misma para una persona que vive en la vorágine de una ciudad como Nueva York o para la persona que vive en un pueblo en el medio de los Himalayas. La práctica no puede ser la misma para un empresario en Barcelona o para un asceta que vive perdido por las montañas de los Pirineos catalanes.

Me resulta imprescindible aclarar que siento que el concepto que tiene la gente de a pie sobre el yoga lo separa de la meditación. El Yoga es la herramienta que ayuda a volverse el maestro de las fluctuaciones de la mente  y la meditación es consciencia plena del proceso y del momento de nuestras vidas. Yoga y meditación son lo mismo.

Hay muchas formas de practicar yoga

Hay muchas formas de practicar yoga como por ejemplo: leyendo, bailando, estudiando, tocando música o simplemente siendo un buen cabeza de familia, cuidando a tus hijos, hermanas, amigos, familiares. Hay tantas formas de practicar yoga que si en occidente pudiéramos ver las diferentes formas de yoga que se practican en oriente nos daríamos cuenta que lo que practicamos la inmensa mayoría hoy en día poco tiene que ver con el yoga.

Es cuando dejamos el nombre, el estilo, una forma en particular enseñada de hacer algo cuando podemos empezar a practicar, crear, hacer desde la sensación, la emoción y desde la fuerza divina creativa que emana de nuestro interior.

Mantras para una clase de Yoga

OṂ namaḥ Śivāya gurave

Saccidānanda mūrtaye

Niṣprapañcāya śāntāya

Nirālambāya tejase

I bow down to Shiva the guru
Who assumes the forms of Reality, Consciousness and Joy, Who is ever present and full of peace,
Totally independent and who illuminates every single thing.

Me inclino ante Shiva el Guru
Que asume las formas de Realidad, Conciencia y Gozo, Que está siempre presente y que irradia paz, Totalmente independiente y que lo ilumina todo.

OṂ pūrṇamadaḥ pūrṇamidaṁ

pūrṇāt pūrṇam udacyate

pūrṇasya pūrṇam ādāya

pūrṇam evāvaśiṣyate

This is whole; that is whole; from the whole the whole becomes manifest. From the whole, when the whole is negated, what remains is the whole.

Esto es el todo (plenitud, infinito), eso es el todo. A partir del todo la totalidad se manifiesta. Cuando de la totalidad se niega la totalidad, lo que queda es la totalidad.

 

OṂ kāram bindu saṃyuktam

Nityaṃ dhyāyantiyoginaḥ

Kāmadam mokṣadam caiva

Om kārāya namonamaḥ

Om is comprised of three sounds. Yogi meditate upon this sound daily. Meditating on it their desires are fulfilled. Salutations to the Pranava.

Om se compone de tres sonidos. El yogui medita cotidianamente sobre este sonido. Así es como se cumplen sus deseos. Saludos al Pranava.

Vakratuṇḍa mahākāya

Sūrya koṭi samaprabha

Nirvighnam kurume deva

Sarva kāryeṣu sarvadā

O lord with the curved trunk and huge mighty body ; whose luster equals ten million suns. I pray to Thee O Lord. Remove all the obstacles in all the acts I do.

 

¡Oh señor Ganesha, que posee un cuerpo enorme (mahakaya), un tronco curvado (vakratunda) y que brilla con la luz equivalente a la de diez millones de soles(surya koti). Elimina todos los obstáculos en todos mis actos!

 

Gurur brahmā gurur viṣṇuḥ

Gurur devo maheśvaraḥ

Gurussākṣāt parabrahma

Tasmai śri gurave namaḥ

Salutations to the preceptor. He is Brahma, Vishnu and the Lord Maheshvara. He is indeed the Supreme Parabrahman.

Me inclino ante el Guru que es Brahma, Vishnu y Mahesvarah. Él es en realidad el Parabrahman Supremo.

 

OṂ saha nāvavatu Saha nau bhunaktu

Saha vīryaṃ karavāvahai

Tejasvināvadhītamastu

Mā vidviṣāvahai

OṂ śāntiḥ śāntiḥ śāntiḥ

May the Lord indeed protect us both. May he indeed nourish us both. May we together acquire the capacity to study and understand the scriptures. May our study be brillant. May we not disagree with each other Om peace, peace, peace.

 

Om, que el Señor nos proteja (profesor y estudiante).

Que nos alimente a ambos.
Que podamos trabajar juntos con energía y vigor.
Que nuestro estudio nos aporte la iluminación y que no genere la discordia. OM, Paz, Paz, Paz.

Yoga, la deconstrucción de la identidad

Donde sea que la mente vaya, ya sea hacia fuera o hacia adentro. En ese mismo lugar se revela el estado de Siva. Desde que Siva (Consciencia universal) lo impregna todo, ¿Hacia dónde más podría ir la mente?

Dharana 116 Vijñana Bhairava

              Cuando estamos tristes, queremos estar alegres. Cuando estamos calmados, queremos estar activos. Cuando sentimos ira, queremos paz. Cuando estamos en paz, nos inquietamos. Cuando estamos enfadados, sonreímos. Cuando sentimos envidia, la escondemos. Cuando sentimos miedo, huimos de él. Cuando queremos algo, lo que tanto queríamos nos ahoga o nos avergüenza quererlo. Cuando tenemos libertad, la libertad nos pierde. Cuando nos comprometemos, nos ahogamos. Cuando estamos perdidos nos queremos encontrar. Cuando necesitamos algo, lo obviamos. Y de esa manera seguimos nadando en un mar de frustraciones por querer ser algo que no somos, sentir algo que no sentimos y no expresar ese fuego interior que tanto quiere ser expresado.

¿Cómo puede un ser humano sentirse realizado si en ningún momento está conectado con la realidad del proceso que está atravesando?

Nos olvidamos de sentir, de involucrarnos emocionalmente con el presente y dejar que el proceso de nuestras vidas nos enseñe a través de la propia experiencia, de la propia existencia. De esta manera nos mantenemos en una constante culpabilidad por ser quien somos y de sentir lo que sentimos. Con miedo a expresar lo interno y vergüenza para salirse de la regla, lo estipulado, el sistema. Nos mantenemos en esa continua contracción donde la responsabilidad de nuestros actos la ponemos en manos de un sistema que educa para generar rebaños de personas sin libertad de expresión, sin libertad para ser.

Miedoso a no ser querido por ser quien es, miedoso a no ser aceptado por sentir lo que siente, el yogui de hoy en día se ha olvidado de ese acto revolucionario de ser yogui y se ha quedado anclado en las formas, el traje, la etiqueta, el comer sano, el “buenismo”, no beber alcohol, no comer carne, no ser asertivo con sus opiniones y un sin fin de etiquetas que no hacen más que embellecer una fachada social repleta de miedos y utilizar el yoga como morfina.

 

El Yoga actual es un reflejo de la sociedad en la que vivimos

A veces veo que el yoga tal y como se entiende hoy en día ya tiene una forma, unas maneras, un protocolo de actuación que no hace más que ser reflejo de una sociedad carente de espacio y tiempo para conectar con uno mismo. Es el yoga de la construcción de la identidad y de la evasión emocional por la frustración provocada por un sistema que quiere una población sumisa, sin capacidad de elección, ni de opinión.

Si aceptáramos como somos y como nos sentimos, nos costaría mucho no expresar nuestro enfado. Nos costaría mucho seguir aguantando este estilo de vida impuesto.

El yoga es una deconstrucción de la identidad

Una deconstrucción como acto de disciplina para observar cuales son nuestros condicionamientos, ¿Que es ese picor interno que nos duele y no nos permite ver que tal como somos estamos bien, que tal como sentimos es como debe de ser?. Es un vehículo de cambio y de pacificación. Primero individual y por ende social.

El vehículo hacia la práctica del yoga es el ardiente deseo de “ser” de ser miedo, paz, de ser ira, alegría, tranquilidad, actividad, euforia, envidia, generosidad, individualidad, colectividad, pasividad, libertad, contracción, expansión y por lo tanto libertad dentro de la contracción. El ardiente deseo de ser , sentir y decir cualquier cosa que la espontaneidad e intensidad del momento nos provoque. Es la expresión de la emoción la que nos libera y no la culpabilidad, que nos apega o genera miedo. Para mi el yoga es el compromiso de ser de una manera consciente. No hay nada que cambiar, no hay nada que tenga que llegar. Simplemente mantenerse despierto ante los eventos de la vida.

Deconstruir para construir desde la nada

El yogui primero deconstruye sus creencias, introyectos y condicionamientos aprendidos y heredados para poder empezar a construir desde la nada. Construir desde la ligereza y la inocencia del niño que se permite ser desde el corazón.

Desde hace ya muchos años están en auge el yoga, las terapias alternativas y filosofías ancestrales. Y es que este cambio social tan ansiado por muchos solo se puede hacer a través del autoconocimiento,  un cambio interno individual y global gracias al ponerse a uno mismo en auto evaluación y al sistema que nos rodea.

La sociedad y el sistema necesita de una deconstrucción de la identidad, para ser de una manera más inocente. Nuestro sistema necesita de una nueva visión de futuro y un objetivo que incluya el respeto a los procesos individuales y globales del ser humano.

Respeto hacia nuestros procesos

La práctica del yoga es un posicionamiento interior de respecto hacia nuestro propio proceso y el proceso de las personas que nos rodean. El proceso es el que es. Nosotros no podemos cambiar el proceso. Mantenerse como testigo de ese proceso es el camino del yoga, el camino al entendimiento de que somos seres que sienten.

No solo se practica yoga con yoga

El creer que solo con la práctica del yoga se aprende yoga es una ilusión como muchas otras.El Yoga no se esconde solo en el yoga. El yoga se esconde en la literatura, la danza, la escultura, la música, las artes marciales, la naturaleza, el canto, el mar, el sol, la tierra, el aire, la respiración, la inspiración, la espiración, la enfermedad, la salud, las relaciones humanas, la comunicación, el respeto a la naturaleza. Todo esto y mucho más es yoga.

Es más, llamar solo yoga al yoga, es una limitación de por sí.

El yoga es en definitiva la consciencia del ser y dejar ser. Sin máscara.

Este texto no es una crítica ni al sistema, ni al yoga. Es el deseo de que aquellos que están en el camino del autoconocimiento, sigan ahí. Y que los que se encuentren nadando en la superficie, se atrevan a dar un paso más, a confiar que el cambio social, viene de un cambio interno de toma de consciencia.

Pero sobre todo es un texto que expresa lo que siento dentro de un espacio – tiempo limitado que forma parte de una toma de consciencia que es pasajera y que sigue evolucionando, confío.

× Namaskar